Encontraron dos anclas más durante la búsqueda de los barcos de Cortés

barcos

Ayudados de magnetómetros portátiles, los investigadores rastrean en la bahía de Villa Rica, en México,  dos anclas. Al encuentro de las naves que usó el conquistador para llegar a la costa de Veracruz.

Un equipo de arqueólogos de México y Estados Unidos ha anunciado el hallazgo de dos anclas antiguas en el fondo de la bahía de Villa Rica, en Veracruz. Desde hace dos años, los investigadores peinan el fondo de la bahía en busca de restos de los barcos de Hernán Cortés. En 1519, el conquistador extremeño hundió allí sus naves antes de iniciar la marcha a Tenochtitlan, capital mexica. “Las características de las anclas las vinculan al siglo XVI”, han dicho los arqueólogos.

sobre vuelta al mundo 

En total ya son tres las anclas ubicadas en Villa Rica. El año pasado, los investigadores ya encontraron una, 300 metros al sur de las dos nuevas. Además de la forma, idéntica a las que se usaban entonces, en el siglo XVI, los investigadores mandaron a analizar el cepo, un trozo de madera adherido en perpendicular a la caña, el cuerpo principal del ancla. Después de varios estudios, los investigadores confirmaron que la madera era de un árbol de “la cornisa cantábrica de España, que estuvo vivo en la segunda mitad del siglo XV”.

Los arqueólogos evitan afirmar si las anclas fueron o no parte de las naves de Cortés. En aquella época, Villa Rica fue un puerto frecuentado por los europeos que llegaban a lo que hoy es México. Pero su posición excita a los investigadores. Los arganeos -las colas- de las tres anclas apuntan al suroeste, lo que indica que los barcos a los que se aferraban fondearon en la misma línea. “Es valioso saber que siguen la ruta correcta para poder ubicar pecios vinculados a la llegada de los europeos a Mesoamérica, de los cuales se conoce poco arqueológicamente”, sigue el comunicado.

Más sobre barcos

Sobre Cortés

Cortés fundó Villa Rica en junio de 1519, como parte de su estrategia para deshacerse de la tutela del gobernador de Cuba, Diego Velázquez. Había sido él, Velázquez, quien le había dado permiso de armar su expedición al continente, pero Cortés no tardó en revelar sus planes. Con la fundación, el extremeño cambiaba la lógica del viaje. Ya no serían meros exploradores, sino pobladores.

Durante siglos se asumió que los había mandado quemar. Fue un bulo. El historiador José Luis Martínez, autor de una de las biografías más completas sobre el conquistador, escribió que “probablemente se originó en una de las pinturas que ornaban el Túmulo Imperial, levantado en las exequias de Carlos V, en México, en 1559”. Los académicos discuten ahora si los hombres de Cortés hundieron los barcos con barrenos o si los encallaron en el farallón de la bahía. El trabajo de los investigadores sobre el terreno arrojaría luz sobre lo sucedido, justo en una época abundante en efemérides: 500 años de la llegada de los españoles a Veracruz, 500 años de la llegada a Tenochtitlan, etcétera.

barcos

Investigación

Los arqueólogos iniciaron los trabajos hace más de dos años, en julio de 2018. El arqueólogo mexicano Roberto Junco y los estadounidenses Chris Horrell, Melanie Damour y Frederick Hanselmann se pusieron de acuerdo y empezaron a diseñar el proyecto. Bajaron recursos del Instituto Nacional de Antropología e Historia, INAH, y de la iniciativa privada.

En julio de 2020, los arqueólogos iniciarán la tercera temporada de búsqueda, centrada en 15 anomalías señaladas por el magnetómetro portátil. Las anomalías están alineadas con las tres anclas localizadas. “Si algunas de las anomalías esconden anclas, se reforzaría la hipótesis de que estamos ante el puerto de lo que fue la Villa Rica en su breve duración”, dice Junco en el comunicado. “O la otra suposición”, añade “significaría que hemos localizado el punto donde se hundió la flota de Cortés y podríamos empezar a armar el rompecabezas de dónde buscar otro tipo de objetos como son los cascos de madera”.

El misterio de los 41 barcos antiguos encontrados en el Mar Negro

Algunas compañías de cruceros están partiendo sus buques por la mitad

Con US$250 millones se pueden hacer muchas cosas. Si se trata un negocio, una cifra como esa puede dar un impulso definitivo para cualquier idea. Pero en la industria de los cruceros no es probable que ese dinero pueda sumar un nuevo y reluciente buque a una flota. Lo que sí se puede hacer es alargar la capacidad de uno, aunque para eso haya que cortar el barco por la mitad

¿Destruir para volver a crear?

Según informa Bloomberg, esta es una tendencia constante en el sector. En algún momento, pequeñas y grandes firmas, como Royal Caribbean o MSC Cruises, han sometido parte de su flota a este proceso. Las impresionantes cifras del crucero más grande del mundo. Las empresas de cruceros o incluso las de grandes cargueros, están invirtiendo cada vez más en seccionar sus buques por la mitad y alargarlos con una nueva parte.

Ese trozo debe encajar en la vieja estructura como un guante y tiene que hacerlo justo en la mitad. Es una operación delicada.

Para ello, los trabajadores de los astilleros parten el buque en dos, separan las partes y usando grúas, operarios especializados, maquinaria pesada y varios ingenieros, añaden la nueva sección de la embarcación.

El procedimiento

Todo el proceso se realiza en un dique seco donde los trabajadores tienen acceso a todos los lados de un barco, incluido el fondo, y pueden utilizar sopletes en las paredes estructurales con facilidad.

Una vez que se separan todas las tripas de un barco, incluidas las tuberías y el cableado, los ingenieros suben la mitad delantera del barco en bloques gigantes con ruedas y separan los trozos.

Entonces una plataforma autopropulsada sobre ruedas coloca la nueva sección central ya prefabricada en el lugar antes de soldar todo nuevamente, sin dejar ninguna cicatriz visible, cuenta Bloomberg.

Según la enciclopedia de salud y seguridad en el trabajo, que cita la Oficina Norteamericana de Estadísticas Laborales, la construcción y reparación de buques se cuentan entre las actividades industriales más peligrosas del mundo.

Las asombrosas imágenes del Titanic que muestran cómo el barco desaparece en el mar “Aunque los materiales, los métodos de construcción, las herramientas y los equipos se han perfeccionado extraordinariamente, lo cierto es que todos los años se producen lesiones graves e incluso mortales entre los trabajadores del sector”, dice.

Mayor rentabilidad

Es una forma de renovar los barcos y extender su vida útil, pero también de hacerlos más rentables. Además, dicen los especialistas, mientras construir un navío nuevo lleva de media unos 22 meses, sumar una sección nueva solo deja el barco sin operar unos pocos meses. En la reciente “renovación” del Star Breeze, de la compañía Windstar Cruises, se “estiró” el barco para sumarle una pieza de casi 26 metros de alto, es decir unos 7 nuevos pisos.

En el caso de este crucero, esto supone 50 camarotes de lujo más, mayor espacio en cubierta, dos nuevos restaurantes, un spa y una nueva piscina de hidromasaje, entre otras mejoras. Esta operación también implicó quitar y reemplazar los motores para hacerlos más ecológicos y eficientes.

No en vano, el Star Breeze cuenta con 30 años de servicio y la operación permitirá que navegue otros 20 años. Ahora, en cada travesía el barco podrá acoger a 100 clientes más que antes. La renovación también permite que las habitaciones sean más cómodas y lujosas, lo que se acompaña con una subida de precio del camarote. De esta manera, Windstar Cruises gana más dinero por trayecto.