La industria naviera paraguaya busca expandirse aún más

Por
February 3, 2020

Paraguay puede producir entre 150 y 200 barcazas en un año

“Hoy en día el Paraguay tiene la tercera mayor flota fluvial barcacera del mundo, detrás de las de Estados Unidos y China”, afirmó Guillermo Ehrecke, presidente del astillero La Barca del Pescador, conversando con 5días acerca de la evolución del país como un eje logístico importante para la región.

El empresario dijo que la industria naviera paraguaya tiene embarcaciones de muy alto nivel que no tienen nada que envidiar a ninguna flota del mundo, pues desde alrededor del 2005 la industria nacional ha crecido de tal forma a producir cualquier tipo de embarcación demandada por el mercado.

“En la década del noventa se incrementó rápidamente la demanda de logística fluvial en el Paraguay debido al crecimiento de la producción de soja”, detalló Ehrecke. “Ese proceso abrió las puertas para que Paraguay primero importara gran cantidad de embarcaciones, y luego con el tiempo se fueron sustituyendo estas importaciones por la producción nacional”.

Capacitación

Ehrecke también mencionó que además de la adopción de tecnologías de punta para la producción naviera, los astilleros más grandes están formando capital humano paraguayo en materia de diseño y desarrollo para abastecer de manera adecuada las necesidades de construcción.

“No es fácil formar porque Paraguay no tiene una base bien hecha”, dijo Ehrecke. “Las carreras de ingeniería en general no proveen gente con preparación básica para luego ser llevadas a la industria naviera fácilmente”.

A pesar del tiempo que conlleva la preparación del equipo técnico paraguayo, se combinó ese proceso trayendo capital humano del exterior para mantener la calidad de la producción de barcazas, explicó el empresario.

Astillero

Detallando la operativa de su astillero, Ehrecke señaló que La Barca del Pescador emplea unas 400 personas de forma permanente, quienes trabajan en construcción y reparación, se mueven en bases a las necesidades de la empresa.

“Una barcaza para combustible tarda unos 45 días en construirse desde que tenemos las chapas planas en el área de abastecimiento hasta que la embarcación está flotando en el río, lista para empezar a navegar”, explicó el presidente de la compañía.

Para una barcaza de carga seca ese tiempo se acorta a unos 25 días, manifestó el presidente de la compañía.

“Paraguay está en condiciones de construir entre 150 y 200 barcazas por año en su capacidad de infraestructura instalada”, dijo Ehrecke. “En ese sentido estamos esperando que se abra el mercado para salir a colocar la producción nacional”.

Expansión

“Nuestras posibilidades de crecimiento inmediato están en avanzar con la frontera en la captación de nuestras cargas: Mato Grosso do Sul, Bolivia y parte de la Argentina”, agregó Ehrecke acerca del crecimiento a futuro de la industria nacional. “En ese sentido hace falta primero una apertura de estos países hacia la hidrovía paraguaya”.

Aun así, el empresario explica que el país también tiene responsabilidad para impulsar este crecimiento, pues los tramos críticos y más complicados del río Paraguay están dentro del territorio nacional.

“Paraguay no tiene ni capacidad ni dinero suficiente para hacer el dragado, pero es un tema fundamental a ser tratado”, declaró Ehrecke.

Paraguay reduce su actividad en Montevideo y opta por el puerto de Buenos Aires. Esta decisión se toma a consciencia de la modernización que tiene planificado el puerto de Buenos Aires en el año corriente, una de las claves para definir el futuro de las barcazas producidas en Paraguay.

Este sitio web guardará sus cookies