Revisión del transporte marítimo de Unctad

La División de Tecnología y Logística de Unctad organizó a finales del año pasado un evento sobre el estudio de la revisión del transporte marítimo, el cual proporciona datos, análisis y tendencias importantes desde una perspectiva global sobre el transporte marítimo.

El covid-19 tuvo gran impacto en el transporte marítimo y la logística que requiere datos, con análisis y opciones de política para superar esos desafíos. Al analizar el contenido y los temas presentados en la publicación de 2021 se reconoce que la información es oportuna, pues refleja de manera clara los efectos del virus en el transporte marítimo en todo el mundo.

Desde una perspectiva nacional, los exportadores e importadores ya han expresado su creciente preocupación en torno al aumento abrumador del costo del flete marítimo, y este informe explica los principales elementos que están causando este aumento de los precios. Las simulaciones realizadas muestran que el impacto de la tarifa de flete de contenedores aumentaría un 10.6% los niveles de precios de importación y, como resultado, aumentaría un 1.5% en los niveles de precios al consumidor a nivel global.

El informe revela que el impacto económico de las altas tarifas de flete de contenedores está afectando en particular a los países más pequeños. Estos efectos pueden desacelerar las economías nacionales que ya están bajo presión debido a la pandemia.


Aunque este repentino pico de precios fue el resultado de una inesperada alta demanda de transporte marítimo durante el covid-19, es evidente que necesitamos trabajar en un sistema logístico y de transporte marítimo más resistente.

El informe también sugiere algunas consideraciones de política para crear resiliencia y evitar crisis futuras, y creemos definitivamente que la Unctad y los Estados miembros deberían seguir debatiendo estas consideraciones para encontrar las soluciones adecuadas. Por ejemplo, destaca acertadamente que la trayectoria ascendente de las tarifas de flete ha suscitado preocupación por el comportamiento del mercado y la transparencia en la fijación de precios del flete.

Si esta situación se ve exacerbada por una mayor concentración del mercado, los gobiernos deberían tomar medidas para evitar dicha concentración. También hay que tomar nota de la importancia de mejorar factores estructurales como la calidad de la infraestructura portuaria, el entorno de facilitación del comercio y la conectividad del transporte marítimo, a fin de reducir los costos.

Por eso se considera particularmente importante que la Unctad siga su labor de medición del comercio marítimo internacional y el tráfico portuario, así como de las tendencias a corto y largo plazo.

La Unctad está analizando, junto con el Banco Mundial, los costos de transporte. Esperamos que informen sobre los datos reunidos para que los países en desarrollo puedan comprender mejor las fuentes de esos costos y cómo reducirlos.

Los datos presentados en el perfil marítimo de los países centroamericanos son una forma útil y sencilla de comprender la situación de estos países en relación con la conectividad del transporte marítimo de línea, el rendimiento de la manipulación portuaria y las emisiones de efecto invernadero, por lo que alentamos a la Unctad a seguir trabajando en esos perfiles y aprovechar la información recopilada con los nuevos conjuntos de datos.

En el Istmo se está trabajando en varias iniciativas de facilitación del comercio, y los datos y la información reunidos y presentados por la Unctad son útiles para orientar los esfuerzos regionales hacia políticas eficaces de transporte y facilitación del comercio.

Por la detección de casos positivos de coronavirus modifican el régimen de cuarentena para buques que ingresen en el sistema

La detección de 16 casos positivos de los 21 tripulantes del buque LogIn Jatobá el 14 de mayo en el puerto de Santos, que partió de Buenos Aires el 5 de este mes, motivó la modificación por parte de las autoridades sanitarias y portuarias argentinas del régimen de cuarentena para los buques que ingresen en el sistema.

De los cuatro prácticos que participaron en las maniobras del buque de bandera brasileña, uno resultó positivo del test Covid-19. El práctico trabajó los días 6 y 7 de mayo, y recién el 8 comenzó a manifestar síntomas.

Durante todo el fin de semana, tras la notificación de la agencia marítima LogIn Mercosur a las autoridades sanitarias argentinas, trabajaron las autoridades de Sanidad de Fronteras, la Subsecretaría de Puertos, Vías Navegables y Marina Mercante y la Cámara de Actividades de Practicaje y Pilotaje para evaluar el cuadro de situación y tomar nuevas medidas.

En tal sentido, el Comité de Crisis Prevención Covid-19 en el Transporte Fluvial, Marítimo y Lacustre accedió a las recomendaciones de los profesionales del practicaje y actualizó la normativa.

Buques sin cuarentena

De esta manera, los buques portacontenedores o Ro-Ro con carga esencial que ingrese en el sistema, los gaseros y los buques que transporten hidrocarburos de cabotaje continuarán operando sin realizar cuarentena y bajo los controles sanitarios de rigor establecidos en el protocolo.

“Los containeros (liners con más de una escala internacional), gaseros, tanqueros dedicados al transporte de hidrocarburos y derivados (serán sometidos a) toma de temperatura previa en Recalada o Zona Común La Plata y en puerto, sin cuarentena, cumpliéndose asimismo con la presentación de toda la documentación exigida por la autoridad sanitaria (reporte diario de temperatura de toda la tripulación, llenado de declaración de salud del viajero de los últimos 14 días de los tripulantes, indicación de relevos realizados y procedencia de las personas, revisión de libro médico y consumo de medicamentos en ese lapso, otras medidas adicionales según evaluación de riesgo y demás requisitos que resulten necesarios)”, explica el comunicado del Comité de Crisis.

Buques con cuarentena

En tanto, el resto de los buques (tanqueros, graneleros, portacontenedores sin carga esencial, ro-ro) deberán cumplir los 14 días de cuarentena efectiva contados a partir del último puerto de zarpada antes de partir hacia la Argentina, en el Río de la Plata exterior.

Cumplidos los 14 días, recién ahí podrán ingresar en zona común o Recalada y recibir el servicio de practicaje.

“Deberán acatar el cumplimiento de un período de cuarentena de 14 días todos los buques que soliciten ingresar a puertos argentinos, independientemente del país de origen, del tipo bulk carrier, car carrier (100%), carga general, tanques no dedicados al transporte de hidrocarburos y derivados, containeros con tripulación de alto riesgo (aquellos que realizan escalas con 1 sólo país limítrofe y nuestro país), y con la presentación de la documentación exigida por la autoridad sanitaria (reporte diario de temperatura de toda la tripulación, llenado de declaración de salud del viajero de los últimos 14 días de los tripulantes, indicación de relevos realizados y procedencia de las personas, revisión de libro médico y consumo de medicamentos en ese lapso, otras medidas adicionales según evaluación de riesgo y demás requisitos que resulten necesarios)”, añade el texto oficial.

Test privados

Desde la cámara que agrupa a las empresas y profesionales del practicaje confiaron a Trade News que se realizó la trazabilidad del entorno de los prácticos que prestaron servicios al LogIn Jatobá así como también a buques de MSC que habrían tenido también tripulantes con síntomas. Esto incluyó a las empresas de lanchas y de transporte de prácticos.

“Realizamos por nuestra cuenta los test, en clínicas privadas, a las personas que surgieron de la trazabilidad. Estamos viendo la factibilidad de poder aplicar los nuevos tests presentados por el Gobierno nacional, que son rápidos, para poder aplicarlos al menos en los buques liners que no cumplen la cuarentena porque, por el momento, sólo tenemos el control de temperatura” y la declaración jurada brindada, explicaron desde la cámara.

La situación en Brasil está siendo crítica y el comercio exterior, en tanto esencial, no puede detenerse. Por esta razón, el Comité de Crisis busca ponderar ambas situaciones para, en primer lugar, asegurar el principal objetivo del Gobierno en el manejo de la pandemia –la salud de las personas– y en paralelo evitar la interrupción de las cadenas logísticas.

Respecto de este último punto, más allá de la calidad del control que se aplique en los puertos brasileños –necesaria escala previa a los portacontenedores que entran en la Argentina– la preocupación también se centra en las decisiones que pueda llegar a tomar Uruguay respecto del control de la pandemia.

Montevideo es un punto central usado por los prácticos para el embarque. Toda restricción nueva que surja allí tendrá impacto en esta costa del Río de la Plata.

El riesgo de insolvencia de las navieras

Es “muy probable” que se produzcan quiebras por parte de navieras en los dos próximos años. Un informe presentado por International Transport Forum (ITF), en el que evalúa el impacto del coronavirus en el transporte marítimo de contenedores, muestra un panorama desolador para esta industria y reabre el debate sobre la conveniencia o no de que las administraciones acudan a su rescate con fondos públicos.

Los últimos datos aportados en el documento muestran que los volúmenes del comercio mundial de contenedores disminuyeron un 8,6% en el mes febrero. Una caída que “será probablemente mayor” en los próximos meses y que agravará la delicada situación de estas empresas antes de la pandemia. En el tercer trimestre de 2019, las catorce principales navieras acumulaban una deuda de 95.000 millones de dólares, muy lejos de los 76.000 millones del año 2010.

ITF

Con estos elementos, ITF considera “probable que en los próximos meses las navieras busquen más ayuda del gobierno”. Y, a la vez, que los gobiernos puedan estar dispuestos a rescatar a estas empresas con el objetivo de que no se ponga en riesgo la cadena de suministro durante la actual pandemia. “Sin embargo, este escenario plantea una serie de preocupaciones”, considera este organismo de la OCDE.

El primer problema que observa es que “la perspectiva de que un rescate aumenta la toma de riesgos de las empresas hasta niveles que se considerarían insostenibles si no hubiera rescates”. El estudio recuerda que, pese a la excepción de Hanjin en 2016, las navieras han contado con apoyo por parte de las administraciones en la historia reciente y considera que estas políticas “han alentado esta toma de riesgos”.

Estudio

El estudio reconoce, además, un problema para la competencia. Porque estas ayudas públicas a empresas de transporte marítimo de contenedores “corren el riesgo de ser injustas con respecto a las empresas de transporte marítimo que tienen bajos niveles de deuda”.

ITF se refiere también a riesgos externalizados. Esto es ya que considera que las navieras “han trasladado no solo el riesgo de quiebra al sector público, sino también los riesgos del cambio climático, los riesgos para la salud derivados de la contaminación atmosférica y los riesgos de financiación de la infraestructura pública”.

Otro riesgo

En opinión de este organismo, la externalización de los riesgos se ha visto facilitada por las exenciones fiscales del combustible de los buques. Por la falta de inclusión del transporte marítimo en las iniciativas de fijación de precios del carbono y las “generosas” exenciones por parte de los puertos. “La empresa naviera puede reducir sus costes, pero en el proceso aumenta los costos para la sociedad”, sostiene el informe.

El tercer riesgo que se presenta en este debate es la “carrera hacia el abismo” que han llevado a cabo los gobiernos para proteger sus flotas de contenedores con las subvenciones y las exenciones fiscales más generosas. “Según esta lógica, el apoyo temporal para capear una crisis se convierte en permanente; las medidas de apoyo de un país invitan a otros a igualarlas o superarlas; y algunos países ampliarán sus medidas de apoyo para aumentar la competitividad de su sector naviero”, asegura el documento.

Ayudas de un Estado y los buques registrados en otro

ITF advierte, además, de las pocas condiciones que se exigen a las navieras a pesar de contar con este apoyo público. Esta permisividad genera situaciones “paradójicas”, en las que las navieras piden apoyo gubernamental a pesar de que registran sus buques en otros países para evitar los impuestos o las reglamentaciones laborales.

El organismo de la OCDE concluye el informe reclamando a los gobiernos que aprovechen el impacto de esta crisis para resolver las ineficiencias de este sistema de ayudas. Propone, en concreto, que pongan fin a las lagunas fiscales. También que reduzcan las exenciones e introduzcan el sistema de precios del carbono para el transporte marítimo.

“ Podrían estimular un modelo de transporte marítimo de contenedores más resistente a las crisis. Que este incluya condiciones claras en cuanto al valor que el sector crea para la sociedad. Abarque la sostenibilidad ambiental e internalice los costes y riesgos externos en el precio del transporte marítimo en contenedores”, señala el informe de ITF.

Cuándo veremos a los cruceros que debían inaugurarse en 2020

Virgin Voyages, Carnival, Ritz Carlton y Celebrity Cruises -entre otras- postergaron las inauguraciones de su barcos. ¿Pero cuándo los veremos navegar?

La crisis desatada por el coronavirus impactó a las compañías de crucero en dos frentes: con la suspensión de sus viajes y la postergación de la llegada de nuevas embarcaciones a sus flotas.

Las cancelaciones de las inauguraciones cayeron como fichas de dominó, y los directivos las reprograman sin tener una certeza de cuál puede ser la fecha ideal para botar a los flamantes cruceros.

Causas propias y ajenas

Las postergaciones se dan por dos causas principales: algunos barcos están listos para navegar pero no pueden por la situación de emergencia sanitaria, y otros todavía se encuentran en los astilleros, cerrados hasta que los gobiernos autoricen la vuelta a los puestos de trabajo.

Uno de los cruceros más esperados, el Scarlet Lady de Virgin Voyages, tuvo que cancelar su inauguración a pocas semanas de su primer viaje, programado para el 1 de abril desde Miami.

La embarcación, que prometía revolucionar el sector con un ‘crucero para los que no les gustan los cruceros’, llegó a realizar un pre viaje para invitados VIP y periodistas por Gran Bretaña, pero mientras cruzaba el Atlántico a mediados de febrero para presentarlo ante los medios el Covid-19 se expandía por el mundo.

Finalmente, la compañía fundada por Richard Branson decidió cancelar la presentación en sociedad para el 7 de agosto.

Inauguración virtual

También estaba listo para el acto de presentación el Celebrity Apex, el innovador crucero de la clase Edge de Celebrity Cruises.

El barco había sido entregado por los astilleros Chantiers de l’Atlantique, y estaba todo listo para la ceremonia que se iba a celebrar en Southampton, con el primer viaje agendado desde Barcelona para el 12 de mayo.

Pero el barco al final no navegó ni una milla, la compañía ofreció una inauguración virtual a modo de consuelo, y se baraja que la presentación tendrá lugar recién a fin de año en Florida.

Mantener la expectativa

El National Geographic Endurance también tenía todo preparado para su viaje inaugural en el océano Artico en abril, para demostrar la sofisticación de este crucero de expedición.

El astillero Ulstein Verft lo entregó a tiempo en marzo, pero la compañía Lindblad aceptó que el calendario era inviable y reprogramó la primer salida para el 14 de noviembre.

Como con el Celebrity Apex, la naviera mantiene el interés de sus futuros viajeros con un video en el que revela cómo será su viaje por sitios remotos.

Un retraso tras otro

Entre las navieras afectadas por el cese de operaciones de los astilleros se encuentra Ritz-Carlton Yacht Collection.

La paralización de actividades del fabricante gallego Hijos de J. Barrera postergaron la recepción del Evrima de junio de este año para abril de 2021.

Este astillero de Vigo pensaba entregar este crucero en marzo, pero cinco meses antes reconoció que no llegaba a tiempo y pusieron como fecha límite el 14 de junio. Pero nadie se esperaba la llegada de la pandemia.

Freno en los astilleros

La naviera de lujo Crystal Cruises soñaba con que en agosto debutara el Crystal Endeavour, su nuevo crucero para solo 200 pasajeros.

Pero el cierre temporal de los astilleros MV Werften le obligó a reprogramar el viaje inaugural para el 14 de noviembre, con un trayecto de dos semanas por Tasmania y los fiordos neozelandeses. Además la compañía tuvo que cancelar todos los viajes programados desde el verano hasta octubre de este año.

En Princess Cruises también tuvieron que reprogramar la llegada del Enchanted Princess, su nuevo barco de 3.660 pasajeros, por la paralización de trabajos en los astilleros.

La embarcación se encuentra en la factoría de Fincantieri, en Italia, y la fecha del 31 de julio se canceló sine die, aunque algunos medios aventuran que podría llegar en agosto.

Carnival confía en llegar a tiempo

Otro de los cruceros más esperados, el gigantesco Mardi Gras de Carnival, esperaba ser inaugurado el 31 de agosto en Copenhague. Pero a finales del año pasado el astillero Meyer Turku se atrasó con los trabajos finales y forzó a la naviera a reprogramar la presentación para el 14 de noviembre.

Por ahora no hay señales de que la pandemia afecte a su calendario, ya que la factoría de Finlandia donde se construye mantiene su actividad, informa The Points Guy.

Pero la compañía no permite reservar ninguna fecha hasta el 27 de marzo, debido a que las plazas para el invierno están completas, informó un portavoz de Carnival a ese medio.

Tras varios retrasos Carnival tiene al 14 de noviembre como la fecha de salida del Mardi Gras. Por ahora no hay retrasos a la vista

En la planta de Meyer Turku también se está construyendo el Iona de P&O Cruises, el barco más grande que estará basado en el Reino Unido. Con una capacidad de 5.200 pasajeros, pensaba realizar su primer viaje desde Southampton el 14 de mayo hacia Noruega.

No hay una fecha definida para su bautizo, pero la compañía británica canceló todas las operaciones hasta el 31 de julio.

El astillero Chantiers de l’Atlantique este 27 de abril retomará su actividad, y seguirá adelante con la construcción del MSC Virtuosa, que deberá entregar en septiembre.

El barco, con 177.100 toneladas y una capacidad de 4.888 pasajeros, será uno de los más grandes de MSC Cruises, junto con su gemela Grandiosa.

Cómo evoluciona el transporte marítimo a la epidemia del coronavirus

Los efectos del nuevo brote de coronavirus (COVID-19) se siguen sintiendo en el transporte marítimo, aunque en menor medida.

Hasta ahora la Organización Marítima Internacional (OMI) no ha exigido restricciones de viajes, pero algunas navieras y autoridades portuarias, sobre todo en China, han tomado medidas extraordinarias.

La naviera francesa CMA CGM informó respecto del impacto operativo derivado del COVID-19 que se encuentra ocupada en la salud y bienestar de su personal y socios en China, por lo que implementó un esquema de trabajo en casa para su personal, quienes de manera remota continúan brindando servicios hasta que sus oficinas vuelvan a operar el próximo 2 de marzo, sujeto a revisión adicional.

Trabajo Remoto

Por su parte, la alemana Hapag-Lloyd dio a conocer que sus oficinas en China, excepto Wuhan, se encuentran abiertas con los miembros del personal seleccionados para tareas críticas. Así, las operaciones de negocios están siendo apoyadas por personal que trabaja de forma remota con acceso a la red de Hapag-Lloyd.

“Todas las terminales y depósitos ya están abiertas. Sin embargo, algunos todavía están funcionando con capacidad limitada. Por otra parte, la escasez de transporte terrestre sigue siendo un problema. En caso de requerir cualquier información adicional en una ubicación específica, por favor llegar a su oficina local”, añadió la naviera.

A su vez, la marítima más grande del mundo, Maersk, detalló ayer que la mayoría de las provincias en China están reanudando gradualmente el trabajo. Las autoridades locales requieren que las empresas presenten solicitudes de aprobación para reanudar el trabajo, demostrando su capacidad para garantizar procesos de seguridad estrictos y mantener una higiene adecuada para las existencias consumibles, etc. La escasez de mano de obra sigue siendo un problema para muchas fábricas, debido a las políticas locales de cuarentena.

WUHAN Espera

“Para proteger de la mejor manera posible la seguridad y la salud de nuestro personal y sus familias, la mayoría de nuestros colegas continúan trabajando desde casa mientras nuestro servicio de atención al cliente está en funcionamiento. Desde el 17 de febrero, todas las oficinas de Maersk están abiertas, excepto nuestra oficina de Wuhan, donde las vacaciones se extendieron hasta el 20 de febrero”, enfatizó.

Respecto de las operaciones de terminales, sostuvo que continúan cargando y descargando buques, manejando los volúmenes actuales, salvo saturación para carga refrigerada en las terminales de Ningbo, Shanghái y Tianjin; además del patio de la terminal de Nanjing que está lleno debido a la demora en el retiro de la mercadería.

“Todos los depósitos de terminales marítimas permanecen abiertos. El servicio de retiro de vacíos y devolución en carga funciona normalmente. Todos los depósitos fuera del muelle han reanudado el trabajo”, destacó Maersk.

Falta de Camiones

Por otro lado, la mayoría de proveedores de camiones han reanudado sus operaciones, sin embargo, con menos del 50% de su oferta laboral, ya que todas las compañías de camiones deben seguir las restricciones locales para recibir un permiso para reanudar la operación.

La capacidad de transporte por camión sigue siendo un desafío clave, debido a las políticas y restricciones locales.

“Para mitigar el problema de la capacidad de transporte, Maersk está introduciendo un servicio multimodal desde el río Yangzi, especialmente en las áreas de Suzhou, Wuxi y Changzhou, donde conectamos el transporte de primera milla del centro de la ciudad con el servicio de barcazas o ferrocarriles a la terminal de Shanghai y lo vacía el equipo disponible en estas áreas de la ciudad”.

A su vez, los vuelos de pasajeros permanecen cancelados, pero los cargueros reanudarán el servicio esta semana, aunque las cancelaciones se realizarán con poca advertencia si los volúmenes no son suficientes para soportar un vuelo. Por lo tanto, puede haber demoras debido a cancelaciones de vuelos de última hora desde esta semana en adelante.

En tanto, hoy comenzará el desembarco de 3200 personas, entre pasajeros y tripulantes, que se encuentran a bordo del crucero Diamond Princess, en cuarentena desde el 3 de febrero en Yokohama, en Japón. El crucero tiene confirmados 542 casos positivos de COVID-19 a bordo.

Más argentinos cancelan cruceros y reprograman viajes por Italia

Las compañías aéreas dan plazos hasta fin de año y las navieras ya aseguran tener un 30% de devoluciones locales. Cómo es ser turista en un país que pasó de superpoblado a “fantasma”.

Hace veinte años que viajo a Milán para la feria de arquitectura –Salone del Mobile– y ya tenía todo pago para encontrarme con amigos, además de disfrutar de uno de los eventos más importantes de Europa. Pero esta semana nos avisaron que se pospuso para junio y tampoco se sabe qué va a pasar”, cuenta Lilibeth Scotto, quien ya decidió cancelar su viaje al Viejo Continente por las restricciones que se impusieron en Italia, a raíz de la propagación de la epidemia del coronavirus.

Aerolíneas

Al igual que ella, cientos de argentinos debieron modificar sus planes turísticos que ya tenían abonados desde hacía meses. Por su parte, las aerolíneas cancelaron los vuelos que van hacia Italia y ofrecen reprogramaciones, mientras los cruceros tienen una baja de pasajeros de hasta el 30%. Desde Avantrip, le cuentan a este diario que hace un mes comenzaron los llamados para cancelar viajes a China, Japón y otros países asiáticos. Pero en los últimos 15 días, esta agencia de viajes también dice que empezaron a incrementar las consultas sobre reprogramaciones para Europa, con el foco puesto en Italia, donde el coronavirus hizo mella. Si bien no especifican datos, afirman que tienen cancelaciones para toda Italia.

Por su parte, hay un consenso en el mundo empresarial para cancelar los eventos ejecutivos en el país europeo, tal como le pasó a Scotto. “Podemos viajar en junio a la feria de arquitectura. Pero ya avisaron que los chinos, quienes son los principales inversores y animadores, no van a estar. El espíritu no va a ser el mismo”, cuenta la arquitecta, que está preocupada por sus amigos que residen en Milán, tanto por la enfermedad como por su impacto económico.

Italia

En el caso de Atrápalo, la compañía detalla que también aumentaron los llamados desde la propagación del coronavirus, pero que solamente tuvieron diez reprogramaciones, y todas en Italia, donde los pasajeros tienen posibilidad de elegir la fecha dentro de los próximos 12 meses.

Sin embargo, hay casos de argentinos que lograron llegar a Italia. Como el caso de Jorge Di Leo, quien en este momento se encuentra junto a su esposa e hija en Roma y recorrió varias ciudades italianas. “Desde que llegué a Florencia, el asunto se puso áspero. Las calles están vacías”, cuenta Di Leo. Luego, detalla que “el dueño del hotel donde nos hospedamos contó que este mes perdió alrededor de 60 mil euros porque tiene ocupada una sola pieza de las treinta que tiene.

Los restaurantes cierran a las cuatro de la tarde”, dice sobre la situación que se repite en Venecia, mientras que “en Roma está más tranquilo y la gente hace filas para conocer el Coliseo, pero la mayoría toma precauciones con los barbijos”. Módena es otro de los destinos que visitó Di Leo, principalmente para conocer los museos de la escudería Ferrari. “Ambos estaban cerrados”, afirma.

Aerolíneas

En cuanto a las aerolíneas, la mayoría reprograma los vuelos sin cobrar la multa. En el caso de Aerolíneas Argentinas, cuentan que podrán reprogramar su pasaje con fecha de despegue hasta el mes de noviembre, pero solamente aquellas personas que planean aterrizar en Italia y China, si tienen una programación hasta el 31 de mayo. Por su parte, Latam cuenta que las personas que hagan reservas hasta el 22 de marzo podrán reprogramar sus viajes hasta el 31 de diciembre sin cargo. “Se permite un cambio de ticket sin multa hasta 14 días antes de la salida del vuelo de ida”, explican desde la compañía chilena.

Sin embargo, los pasajeros deberán abonar la diferencia tarifaria. Esto mismo sucede con American Airlines, Air Canada, Alitalia, KLM, Air Europa, Avianca, Delta, Lufthansa, Copa y British Airways, pero se suma en estos últimos casos que solamente permiten atrasar o anticipar los viajes por 15 días.

“Mis vuelos los cancelé y no me van a reintegrar porque nunca los compro con seguro. Esta situación del coronavirus me está matando por partida triple, porque tengo varios negocios en Italia”. La persona que habla es Fernando Messulam, un argentino que vive en Londres, pero que tiene ascendencia italiana y gran parte de sus negocios como cantante de ópera y vendedor de obras de arte los tiene en el país que hoy es la China europea, por la situación del Covid-19.

“El envío de obras de arte –que cuestan hasta 100 mil euros– está muy complicado porque en las fronteras paran los camiones y descartan lo que transporten”, detalla Messulam, quien se queja porque tampoco puede visitar a sus artistas.

“Yo llego a viajar a Italia hasta tres veces por mes, y esto me está matando. Si voy, porque hay posibilidad, cuando vuelva me pueden meter en cuarentena. Porque es lo que está pasando en Londres”, cuenta el hombre, al que los teatros donde iba a cantar también le cancelaron sus fechas de espectáculo. “Es una situación distópica”, dice Messulam.

A bordo

Aunque las compañías navieras no admiten públicamente la caída de sus pasajeros durante el último mes, fuentes del sector cuentan que las cancelaciones están en el orden del 30%.

“El número se debe al pánico que se generó después del caso del crucero Diamond Princess, que estuvo en cuarentena más de un mes, con más de 500 infectados”, explican. Es por eso que las empresas de cruceros intensificaron los controles. En MSC Cruceros, cuentan que “se hace examen médico riguroso previo al embarque. Se mantiene el barco libre de enfermedades infecciosas y se le niega el acceso a cualquier persona de áreas de alto riesgo”.

Costa Cruceros

En relación con el último aspecto, la empresa Costa Cruceros tiene una dinámica similar, que se basa en los comunicados que emiten las autoridades sanitarias de China e Italia. “Cualquier persona con una temperatura corporal superior a 37,8° C no podrá embarcar”, cuentan. Por último, las compañías establecieron que los pasajeros a quienes se les cancelen sus viajes serán reembolsados.

Ucrania

Estaban aislados en Ucrania: volvieron al país los ocho argentinos en cuarentena C.C. Finalmente los ocho ciudadanos argentinos que se encontraban en cuarentena por el coronavirus en la ciudad de Kiev, en Ucrania, llegaron ayer a la mañana al Aeropuerto Internacional de Ezeiza. Lo hicieron procedentes de Madrid, tras abandonar el hospital militar de la localidad de Novye Sanzhari. Ahí donde habían sido alojados luego de abandonar la ciudad china de Wuhan, en la que se originó la epidemia. Los ocho argentinos aislados en Ucrania terminan la cuarentena y pueden regresar al país. Todos los argentinos llegaron bien. Ninguno presentó síntomas relacionados con la enfermedad, que ya afectó a más 100 mil personas en todo el mundo.

“Llegaron hoy (por ayer) temprano. Ya están en su casa y descansando”, señaló a este diario la hermana de uno de los argentinos evacuados. “En lo poco que pude conversar con él, me contó que se encuentra bien de salud, sin ningún problema. Y que espera volver lo antes posible a su vida normal”, reveló. Como se recordará, los argentinos formaban parte de un contingente mayor que incluía a otros ciudadanos de países tales. Ejemplo Ecuador, Panamá, Israel, El Salvador y República Dominicana.

El grupo de evacuados había llegado a la localidad ucraniana el pasado 19 de febrero para cumplir con el período de cuarentena. La cual concluyó el jueves pasado, cuando terminó el período de observación dispuesto por las autoridades sanitarias chinas y ucranianas.

Las navieras pierden millones de euros semanales a causa del coronavirus

Diversos buques de Cosco Shipping Lines con capacidad para 20.000 teus han zarpado en los últimos días desde los puertos de Shanghai y Ningbo

Las pérdidas para el sector naviero ascienden a más de 318 millones de euros semanales. Unos 350 millones de dólares, por el coronavirus, según los cálculos de la Cámara Naviera Internacional (International Chamber of Shipping, ICS).

El organismo internacional también sostiene que se ha reducido el tráfico en 350.000 teus a la semana por la epidemia. Estos datos se han hecho públicos apenas una semana después de que la Organización Marítima Internacional (IMO por sus siglas en inglés) emitiera una circular en la que emplazaba a los diversos actores del transporte marítimo a evitar retrasos y restricciones innecesarios en las operativas derivados de la psicosis por la propagación del coronavirus.

Estudios

El grupo Raminatrans, basándose en información suministrada por Alphaliner, ha situado en más de 1,6 millones de teus la capacidad perdida de exportación de China desde que se inició la crisis en dicho país y hasta el pasado 19 de febrero.

El estudio realizado por Alphaliner cifra en 33 los servicios cancelados desde Asia hacia el Norte de Europa en las últimas cuatro semanas, lo que representa el 46% de las salidas programadas. Las previsiones apuntan a que “esta cifra puede verse aumentada en las próximas semanas”, explican desde Raminatrans.

“Aunque los niveles de producción manufacturera de China están ganando impulso lentamente, el sector del transporte intermodal todavía sigue sufriendo las consecuencias del coronavirus. Debido a la escasez de conductores y las restricciones”, han explicado desde el grupo español, que dispone de una delegación propia en China. “El transporte terrestre sigue siendo escaso y solo está disponible a precios muy inflados”, han añadido.

Ante las dificultades del transporte terrestre o marítimo, el modo aéreo se ha convertido en una alternativa. Porque como sostiene Raminatrans los vuelos de carga sí están operando. No así los de pasajeros que continúan cancelados. Este aumento de la demanda en el modo aéreo y el espacio limitado implicarán una mayor presión sobre los precios en la carga aérea, especialmente en marzo.

Cosco Shipping Lines

Por su parte, Cosco Shipping Lines ha intensificado “sus esfuerzos en las rutas de contenedores y el servicio de trenes transfronterizos para reanudar y desarrollar el comercio de importación y exportación de China”, informó el pasado 26 de febrero. Concretamente, la compañía ha citado la carga de varios portacontenedores de 20.000 teus (‘Cosco shipping Virgo’, ‘Cosco Shipping Scorpio y Cosco Shipping Aries) han zarpado desde los puertos de Shanghai y Ningbo cargados “con exportaciones chinas como productos electrónicos, prendas de vestir y muebles”. También ha anunciado la reanudación de diversos servicios intermodales y ferroviarios internacionales.

Cruceros en cuarentena: vidas a la deriva por culpa del coronavirus

De cuarentena en cuarentena y sus vidas a la deriva por culpa del covid-19. Más de un centenar de pasajeros hongkoneses del Diamond Princess, que lleva más de dos semanas en cuarentena anclado en el puerto de Yokohama, en Japón, han regresado este jueves a la excolonia británica para pasar otros 14 días en un centro de internamiento. Las condiciones en el crucero no eran óptimas y, aunque no muestren síntomas, alguno puede ser portador del temido coronavirus:

“Algunas miembros de la tripulación tenían fiebre, y fueron al centro médico con una mascarilla, pero sin ninguna protección entre su habitación y la sala médica”, explica Kentro Iwata, un reputado experto nipón en enfermedades infecciosas.

Japón ha sido muy criticado por las condiciones de aislamiento a bordo del Diamond Princess, donde han contraído la enfermedad más de 621 personas. Dos han fallecidos este jueves.

“Mantener unos 3.700 pasajeros y tripulación a bordo era apropiado, porque no había en tierra instalaciones lo suficientemente grandes para pasar allí la cuarentena”, replica el profesor Shigeru Sakurai, también experto en infecciones.

Pero no todos los pasajeros que han podido abandonar el crucero (este jueves prosiguen el desembarco de pasajeros “sanos”) han pasado a estar de nuevo en aislamiento preventivo, lo que suscita muchos temores.

Mientras tanto, en China las autoridades tratan de contener la epidemia en la provincia de Hubei, la zona cero del covid-19. Tras recibir un aluvión de críticas por haber minimizado inicialmente la peligrosidad del nuevo coronavirus e incluso haber castigado a los médicos que alertaron a la población, el Gobierno quiere demostrar que no repara en gastos para atender a decenas de miles de afectados por una enfermedad que se ha cobrado ya más de 2.000 vidas.

Críticas a Japón mientras desembarcan pasajeros del crucero en cuarentena por coronavirus

Por Ryan Woo y Linda Sieg

TOKIO/PEKÍN, 19 feb (Reuters) – Cientos de personas comenzaron a desembarcar el miércoles de un crucero en cuarentena en Japón, mientras arreciaban las críticas por la gestión que ha hecho el país de un brote de coronavirus que ha infectado a más de 540 personas.

El número de muertos por el coronavirus en China continental superó los 2.000, pero el de casos nuevos cayó por segundo día consecutivo, ofreciendo esperanzas y dando un respiro a las bolsas asiáticas y a los futuros estadounidenses.

China, la segunda economía más grande del mundo, está luchando para volver a poner en marcha su sector manufacturero tras imponer severas restricciones de viaje para contener el virus que surgió en la provincia central de Hubei a finales del año pasado.

En Japón, cientos de personas desembarcaron del crucero Diamond Princess, de bandera británica, atracado en Yokohama, cerca de Tokio, poniendo fin a una dura prueba que comenzó cuando el barco fue puesto en cuarentena el 3 de febrero después de que un pasajero proveniente del barco fuera diagnosticado con el virus en Hong Kong.

El brote en el transatlántico, propiedad de Carnival Corp CCL.N, dio lugar a la mayor concentración de nuevas infecciones de coronavirus fuera de China a pesar de las más de dos semanas de cuarentena para sus aproximadamente 3.700 pasajeros y la tripulación a bordo.

Mientras las preguntas se arremolinaban sobre cómo el virus se propagaba tan fácilmente en el barco, el ministro de Sanidad Katsunobu Kato defendió los esfuerzos de Japón.

“Desafortunadamente, han surgido casos de infección, pero en la medida de lo posible hemos tomado las medidas adecuadas para prevenir los casos graves, incluyendo el envío de personas infectadas al hospital”, dijo Kato en un informe de la emisora estatal NHK.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC, por sus siglas en inglés) dijeron que los esfuerzos de Japón podrían haber frenado el virus, pero que no fueron suficientes.

“La evaluación de los CDC es que puede no haber sido suficiente para prevenir la transmisión entre las personas del barco”, dijo en un comunicado.

Interrogantes

Japón ha dicho repetidamente que su respuesta al brote en el barco ha sido apropiada.

Estados Unidos ha llevado a casa a más de 300 compatriotas evacuados del barco y otros países están haciendo cola para recoger a sus ciudadanos, incluidos los australianos.

Al igual que Australia, Estados Unidos y otros países están haciendo que los ciudadanos pasen 14 días en cuarentena a su regreso.

Con Japón a pocos meses de ser sede de los Juegos Olímpicos, los críticos dicen que la respuesta del gobierno parece haber tenido más en cuenta la gestión de la percepción pública que el brote en sí.

Desde el principio, los expertos plantearon dudas sobre la cuarentena en el barco. Los pasajeros no fueron confinados a sus habitaciones hasta el 5 de febrero. El día anterior, mientras eran revisados por funcionarios, continuaron los eventos a bordo, incluyendo bailes, juegos de preguntas y una clase de gimnasia, dijo un pasajero.

Solo se permite abandonar el barco a los pasajeros que dan negativo y no muestran síntomas. Aquellos que han dado negativo pero estaban en camarotes con personas infectadas permanecerán a bordo para una cuarentena adicional, dijeron responsables japoneses.

Un Mejor Dia en China

La señal prometedora de China vino de la Comisión Nacional de Salud, que informó del menor aumento diario de nuevas infecciones desde el 29 de enero, con 1.749 nuevos casos confirmados. Hubei, el epicentro del brote, notificó el menor número de nuevas infecciones desde el 11 de febrero.

Las últimas cifras elevan el número total de casos en China a más de 74.000 y el número de muertes a 2.004, tres cuartas partes de las cuales se han producido en Wuhan, la capital de la provincia de Hubei. Seis personas han muerto fuera de la China continental, incluyendo una nueva muerte anunciada el miércoles en Hong Kong.

Además de las duras medidas adoptadas para aislar a Hubei, donde el virus se originó en un mercado que vendía ilegalmente animales salvajes, los medios estatales informaron de que la provincia supervisaría a cualquier persona que acudiese al médico con fiebre desde el 20 de enero o que comprara medicamentos sin receta para la tos y la fiebre.

Las autoridades chinas han dicho que la aparente disminución de las tasas de infección es una prueba de que las medidas estrictas están funcionando, pero responsables sanitarios internacionales creen que es demasiado pronto para predecir cómo se desarrollará la epidemia.

El número de nuevos casos en la China continental, excluyendo a Hubei, ha disminuido durante 15 días. El número de nuevas infecciones fuera de Hubei totalizó 56 el 18 de febrero, por debajo del pico de 890 tocado el 3 de febrero.

El jefe del programa de emergencias de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Mike Ryan, dijo que China tuvo éxito en “apagar el fuego” primero en Hubei y luego garantizando que las personas que regresen a Pekín después del festivo el Año Nuevo Lunar sean supervisadas.

(Reporte de Ryan Woo y Sophie Yu en Pekín y Linda Sieg en Tokio; reporte adicional de Se Young Lee en Pekín, Brenda Goh y Samuel Shen en Shanghái, Colin Packham en Sídney, Sarah Wu en Hong Kong, Krishna Das en Kuala Lumpur, Josh Smith y Sangmi Cha en Seúl, Stephanie Nebehay en Ginebra y Jan Strupczewski en Bruselas; escrito por Michael Perry y Robert Birsel; editado en español por Michael Susin en la redacción de Gdansk)

Coronavirus: 3.600 personas pueden desembarcar de un crucero en cuarentena en Hong Kong

Miles de personas retenidas en un crucero en Hong Kong durante cinco días pudieron finalmente desembarcar después de que las pruebas de coronavirus resultaron negativas.

Unos 3.600 pasajeros y tripulantes del barco World Dream fueron puestos en cuarentena por temor a que algunos miembros del personal pudieran haber contraído el virus en un viaje anterior.

Otro crucero donde se han confirmado docenas de casos permanece en cuarentena frente a Japón.

El número de muertes por el nuevo brote de coronavirus ya superó al de víctimas del SARS (síndrome respiratorio agudo severo). En 2003, esa epidemia mató a 774 personas en más de dos decenas de países.

El brote del nuevo coronavirus ha matado hasta el momento a 813 personas, todas excepto dos en China continental.

Solo en la provincia china de Hubei, el epicentro del brote, el número de muertos es de 780, según los funcionarios de salud locales. Más de 34.800 personas han sido infectadas en todo el mundo, la gran mayoría en China.

¿Por qué estaba este crucero en cuarentena?

El World Dream fue puesto en cuarentena el miércoles luego de que se supo que tres pasajeros que habían estado a bordo en un viaje anterior habían contraído el virus.

El jefe de salud del puerto, Leng Yiu-Hong, dijo que todos los miembros de la tripulación, unas 1.800 personas, habían dado negativo en la prueba de coronavirus, y que a todos se les permitiría desembarcar sin la necesidad de autocuarentena después de la salida.

Pasajeros desembarcando del World Dream.Los pasajeros estuvieron retenidos durante 5 días.

Mientras, en el crucero Diamond Princess, en cuarentena frente a la ciudad japonesa de Yokohama, se confirmaron varios casos más. Las autoridades dijeron el sábado que 64 personas habían sido infectadas en el barco, que transporta a unos 3.700 pasajeros y tripulantes.

Este domingo, el ministro de salud de Hong Kong dijo que 468 personas habían recibido la orden de quedarse en casa, en habitaciones de hotel o centros administrados por el gobierno, un día después de que las autoridades implementaran un período obligatorio de cuarentena de dos semanas para cualquier persona que llegara de China continental.

En China continental, millones de personas se preparaban para volver a trabajar después de las largas vacaciones por el Año Nuevo Lunar chino, impuestas en un intento por detener la propagación del virus.

Sin embargo, un gran número de empresas y negocios permanecerán cerrados y se espera que muchas personas trabajen desde sus hogares.

El mes pasado, la OMS declaró una emergencia de salud mundial por el nuevo brote. De las dos muertes reportadas fuera de China, una tuvo lugar en Hong Kong y la otra en Filipinas.